Comunidad de Cristo - Compartiendo la Paz de Jesucristo

Fácil
Impresión
Printer Friendly Version

Upcoming Webcast — 2014 Community of Christ International Peace Award Presentation — October 24, 7:30 p.m. (CDT) 
Transmisión en vivo por internet — Premio de la Paz Internacional 2014 — 24 de octubre a las 7:30 p.m. (CDT)
Transmission en direct en ligne — Prix International pour la Paix de la Communauté du Christ — le 24 octobre à 19h30 (CDT)

¡La Misión Importa Más!

POR STEPHEN M. VEAZEY,
Presidente de la Iglesia
Domingo, 10 de abril, 2011
 

Previamente he compartido que cuando estaba comprometiendo a papel las palabras que iban a convertirse en Doctrina y Pactos 164,  pensaba que había llegado a la conclusión en el párrafo ocho.  Habiendo luchado con los temas complicados de teología, ética y sacramentos, estuve agradecido por la guía del Espíritu.  Quería descansar con Dios.

Mucho a mi sorpresa, al comenzar a orar una oración de gratitud, ¡el Espíritu surgió como una fuente! Recogí mi tableta y comencé a captar la experiencia en frases y conceptos que buscaban ser expresados. 

Lo que resultó ahora es párrafo nueve de Sección 164.  Es un mensaje de la afirmación y esperanza de Dios para la iglesia.  La oración final vino claramente y sin duda: “La misión de Jesucristo ¡es lo que más importa para el viaje por venir!”

La MISIÓN de Jesucristo ¡es lo que MÁS IMPORTA para el viaje por venir!

Pero, ¿qué es la misión de Jesucristo?

El desafío en contestar esta pregunta es la tendencia muy humana de tratar de moldear a Jesús y su misión a nuestras propias agendas nacionales, culturales, políticas, y teológicas, ¡en vez de permitirle a él profundizar y transformar nuestra visión!

Así que, pienso que la mejor manera de contestar la pregunta es de ir a las escrituras; particularmente el pasaje previamente leído: Lucas 4:18-19

Después de un tiempo en el desierto para fortalecerse, y después de su bautismo y experiencia de confirmación del Espíritu Santo, Jesús fue a adorar en la sinagoga donde nació.  La congregación era por mayoría familia y amigos viejos; no el lugar más fácil de anunciar que tú eres el Mesías.  Es difícil de recibir real respeto cuando estás con la gente que cambiaron tus pañales y te enseñaron en tu escuela sábado.

Pero cuando Jesús fue invitado a leer la escritura, no titubeó. Él estaba listo para esta ocasión.  Se le dio el rollo de escrituras de Isaías.  Seleccionó palabras que corresponden con Isaías 61:1-2 y 58:6 en la biblia.

Isaías 61 poéticamente describe un siervo quien restauraría la justicia de Dios y paz a Israel y el mundo. Isaías 61 está arraigado en otros pasajes de Isaías, especialmente Isaías 42.

Isaías 42 habla ambos del criado y de un pueblo de convenio de Dios—una comunidad de fe—quien abrirá ojos ciegos, liberará a los cautivos del cautiverio, y traerá la justicia compasiva de Dios, y será llamado una luz para las naciones.

Jesús estratégicamente seleccionó un pasaje de escritura para proclamar su misión.  En hacerlo fijó la dirección para la comunidad de discípulo que se formaría alrededor de él.

Leyó: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido…”

Jesús pudo hacer esta declaración porque él conocía bien el Espíritu.  Estaba arraigado en escritura, particularmente los textos proféticos.  Él había pasado mucho tiempo siendo moldeado por el Espíritu por medio de la oración, al igual que adorando y aprendiendo con otros. 

El ser espiritualmente formado es fundamental para obtener una visión clara y convincente.  Un convincente sentir de misión nace de un derrame de profunda comunión con el Espíritu.  Y tal comunicación ocurre cuando nos involucramos en prácticas espirituales personales al igual que en crecimiento espiritual por medio de la vida congregacional sana.

Cuando vino el tiempo, tal comunión espiritual permitió a Jesús afirmar que lo que iba a hacer no era su agenda; era el trabajo del Espíritu de Dios que ya estaba en moción.

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a pregonar el año del favor del Señor.—Lucas 4:18–19 NVI

En el texto griego, algunas frases de escritura en este pasaje aún son más fuertes.  Por ejemplo, la frase “poner en libertad a los oprimidos” se traduce más directamente en griego para leerse como “de mandar en libertad aquellos quienes han sido aplastados.”

Una traducción del texto arameo agrega: “de fortalecer con perdón aquellos quienes han sido magullados.”

También, compare el texto entero de Isaías 61 y Lucas 4:18-19.  De acuerdo con Lucas, Jesús no incluye la frase “y el día de venganza de nuestro Dios.” Jesús estaba enseñando como responsablemente interpretar escritura por medio de su íntimo conocimiento del corazón amoroso y verdadero intento de Dios.

Ahora, ¡regresemos al texto! El Espíritu de Dios inspiró—podemos decir quizá obligó—a Jesús de proclamar audazmente la misión que definiría su ministerio.  Si Comunidad de Cristo es seria sobre la misión de Jesús entonces ¡necesitamos ser serios en lo que él dijo la misión era! 

A lo largo de mi tiempo en el ministerio, he encontrado esto ser cierto. No importa el lugar—local o global; urbano, suburbios, o rural; entre los más pobres de los pobres o los más ricos de los ricos, y en vastamente diferentes culturas—la misión de Jesús es más fiel buscada como lo siguiente:

“Para anunciar buenas nuevas a los pobres” quiere decir evangelismo en su sentir más pleno.  Quiere decir la proclamación del evangelio en palabra y acción, incluyendo invitación y ¡hospitalidad extravagante!

En los escenarios variados sociales y económicos de nuestro día, quiere decir invitar a personas a Cristo para experimentar las buenas nuevas del evangelio aunque sean pobres en sustancia o pobres en espíritu.  Esta invitación SIEMPRE incluye la comprensión que personas mejor experimentan el evangelio por medio de compañerismo, ministerios, y sacramentos de la comunidad de fe.

La idea de introducir a personas a Cristo sin involucrarlas a la comunidad de fe ¡distorsiona el evangelio como Jesús lo vivió!  Las buenas nuevas son que el Cristo resucitado vive en comunidad que restaura a las personas a relaciones correctas con Dios, otros, ellos mismos, y la tierra.

““Anunciar las buenas nuevas al pobre” y “dar la vista al ciego”  también quiere ministerio de sanidad y preocupación para los dañados, desconsolados, y quebrantados.  Isaías 61 incluye la frase, “a vendar a los quebrantados.” 

Esto quiere decir ministerio compasivo con personas quienes están en dolor físicamente, espiritualmente, o emocionalmente, que en algún momento u otro somos todos.  Quiere decir cuidado pastoral como extendiendo el amor de Cristo a todos: miembros de la iglesia, amigos, y vecinos.  Y, de acuerdo con la definición del evangelio, “vecino” es cualquier persona en necesidad e incluye aquellos que la sociedad o religión nos ha enseñado a ignorar, temer, o evitar.

“Proclamar libertad a los cautivos…, a poner en libertad a los oprimidos,”  y “pregonar el año del favor del Señor”  se trata claramente sobre ministerios de justicia y hacer la paz.  La frase “el año del favor del Señor” es particularmente informativo.  Se refiere a tiempos específicos en el calendario hebreo cuando pasos se tomaban para restaurar balance y harmonía a las relaciones de la comunidad. La meta era de remediar injusticias sociales y económicas para mejor reflejar la voluntad de Dios.  ¡Jesús estaba diciendo que ese tiempo es ahora y siempre!

En otras palabras no es suficiente el sólo cuidar por personas en sus sufrimientos.  La misión incluye ministerios que liberan a las personas de condiciones injustas o aplastantes que causan sufrimiento.  La misión de Jesús se trata de restaurar a personas a integridad en una comunidad saludable. 

Así, nosotros debemos tratar la raíz de las causas de la pobreza, hambre, discriminación, y conflicto.  Estas condiciones detienen a personas de realizar su propio potencial mientras otros florecen.

Este aspecto de la misión de Jesús se trata de promover el reino apacible de Dios sobre la  como lo es en el cielo.  Se trata de la causa de Sión—el evangelio expresado en comunidades verdaderas como las de Cristo de inclusión, generosidad, igualdad, y paz.

Comunidad de Cristo es llamada a compartir la paz de Jesucristo con todos sus aspectos.  Compartiendo la paz de Cristo  puede comenzar con cualquier dimensión de la misión de Cristo: invitación, ministerio compasivo, o promoviendo comunidades de justicia y paz.  Pero, para ser autentica del verdadero Jesús nuestros ministerios deben expandirse a integrarlos a todos.

Nuestra declaración de misión dice proclamar a Jesucristo Y promover comunidades de gozo, esperanza, amor, y paz.  Somos llamados a buscar toda la misión de Jesucristo, no sólo los aspectos que más nos interesan.

Las primeras comunidades de Cristo descritas en el libro de los Hechos ¡comprendían esto!  La comunidad de iglesia en ese tiempo resaltaba como una alternativa a las condiciones ahogadoras de su día.

Los primeros seguidores de Cristo audazmente invitaban a otros a la fe en Cristo, los bautizaban después de un buen tiempo de preparación seria de discipulado. Ellos intencionalmente incluían a los nuevos discípulos en comunidades de amor, generosidad e igualdad. Se comprometían a vivir las enseñanzas básicas de Jesús diariamente como presentado en el Sermón del Monte (Mateo 5-7)

No hubo retirada ni buscaron refugio del mundo. Trajeron la visión y demandas de la paz de Cristo reduciendo segregación, violencia, e injusticias de la falsa paz del Imperio Romano. Ellos creían que el traer al rico o pobre, hombre o mujer, judío o gentil, esclavo o libre no importaba porque el bautismo hacían a todos uno en Cristo.  

El impulso espiritual de restaurar la pasión, generosidad, y misión de las tempranas comunidades Cristianas vigorizó el temprano movimiento de la Restauración.  Por un tiempo la iglesia en Kirtland era anfitrión a un gran banquete para todos en la comunidad.  La iglesia quería demostrar el amor inclusivo del Salvador como revelado en la Parábola de la Gran Cena encontrada en Lucas 14:15-24. 

Elizabeth Ann Whitney, quien vivió en Kirtland escribió en su diario:

De acuerdo con el modelo de nuestro Salvador…determinamos hacer un  banquete para el pobre, sabiendo que ellos no nos podían regresar lo mismo a nosotros; el cojo, el mudo, el sordo, el ciego, los ancianos, y los enfermos. 

 El banquete duró tres días, durante el cual todos los del área de Kirtland, quienes podían venir fueron invitados, y recibidos tan cortésmente y generosamente tal como si ellos  habían sido los que estaban extendiendo la hospitalidad en vez de recibirla.

—Citado en Hearken, O Ye People: The Historical Setting of Joseph Smith’s Ohio Revelations, Mark Lyman Staker, página 245

El profeta, Joseph Smith Jr., recordó:

El banquete se llevó a cabo tal y como el Hijo de Dios mandó—el cojo, el mudo, y el ciego fue invitado de acuerdo a la instrucción del Salvador. Entonces recibimos abundante refrigerio proveído por la generosidad del Obispo.  

—Ibid. page 245

Me gusta la frase, “la generosidad del Obispo.” De cierto, la “generosidad del Obispo” fue posible por la generosidad de los Santos quienes ¡dieron de su propia pobreza!

¿Escuchan los tres temas fundamentales a misión en estos testimonies? Siguiendo las enseñanzas de Jesús, ellos invitaron a todos y los recibieron con cálida hospitalidad, ellos demostraron gran compasión, y practicaron justicia para todos, que siempre precede verdadera paz.

Nuestro llamamiento es de ¡reclamar la misma visión y pasión para la plena misión de Jesucristo hoy! Eso es lo que Doctrina y Pactos 164:9 quiere decir cuando dice, ¡“La misión de Jesucristo es lo que más importa para el viaje por venir”!

Mis comentarios no quieren decir que no hemos estado involucrados en misión. Obviamente tenemos congregaciones, ministros y miembros activamente involucrados en misión.  ¡Gracias por sus esfuerzos fieles!

Lo que quiero compartir es que ahora vamos a hacer la misión de Jesucristo con más grande determinación, alineamiento, integración, y efectividad. Y, ¡aquí está como lo vamos a hacer!

Desde este punto en adelante, todos los ministerios, personal, y recursos de la iglesia a lo largo del mundo estarán enfocados en toda la misión de Jesucristo.  Haremos esto por medio de cinco iniciativas de misión. 

Estas cinco iniciativas de misión no son un nuevo programa que comienza o termina en ciertos tiempos.  Ellas construyen sobre nuestra declaración de misión y la fundación de Nosotros Compartimos y los Principios Duraderos. Son el énfasis incesante que aseguran que la Comunidad de Cristo está siendo fiel ahora y en el futuro a la plena misión de Jesucristo.

Las primeras tres iniciativas de misión son las tres énfasis previamente anotadas que describen la misión de Jesús.  Estas son:

cross

·     Invitar a Personas a Cristo--La Misión de Cristo de Evangelismo


heart Abolir Pobreza y Terminar con el Sufrimiento—La Misión de Cristo de Compasión

dove
Búsqueda de la Paz en la Tierra—La Misión de Cristo de Justicia y Paz

 

Podemos comenzar a compartir la paz de Jesucristo con cualquiera de estas iniciativas dependiendo en oportunidades y necesidades.  Sin embargo, porque todas están interrelacionadas, es importante de buscarlas a todas para ser fiel a toda la misión de Jesús.

Las siguientes dos iniciativas de misión son necesarias para equipar a los discípulos y congregaciones en buscar la misión de Jesucristo.  Estas son:

temple

·     Desarrollar a Discípulos para Servir—Equipar a Individuos para la Misión de Cristo

swirl

·     Experimentar Congregaciones en Misión—Equipar a Congregaciones para la Misión de Cristo
 

Por medio de estas dos iniciativas de misión, discípulos y congregaciones pueden encontrar su identidad, dotación, y llamamiento y confiadamente responder con afirmación, “El Espíritu de Dios ¡está sobre nosotros!”

 Exploremos brevemente cada uno de estas.

 Invitar a Personas a Cristo. Incrementaremos el número de miembros/discípulos y congregaciones de la Comunidad de Cristo persiguiendo la misión total de Jesucristo.  Haremos esto por bautizar y confirmar a nuevos miembros,

por abrir nuevas congregaciones diseñadas para alcanzar nuevos grupos de personas, y por lanzar la iglesia en nuevas naciones.

El mandato continuo para la iglesia es de compartir la plenitud del evangelio a todo el mundo. 

Abolir la Pobreza y Terminar el Sufrimiento.  Fortaleceremos y expandiremos ministerios para servir al pobre y hambriento, así como Jesús lo hizo.  También trataremos con las condiciones que causan la pobreza.

Ayudaremos aquellos quienes sufren por traer una presencia compasiva en tiempos de necesidad. Daremos fondos de Oblación para proveer asistencia inmediata.

Daremos de comer a los hambrientos por medio de becas de Hambre Mundial y ayudaremos a congregaciones encontrar maneras efectivas para tratar con el hambre en sus comunidades.

También continuaremos apoyando organizaciones afiliadas dedicadas a aliviar pobreza.

Búsqueda de la Paz en la Tierra. Seamos lo pies, las manos, y la voz del Príncipe de Paz en buscar la paz en la Tierra.  Desarrollaremos el Templo, dedicado a la búsqueda de la paz, como un centro educativo, de formación espiritual, y enlace para apoyar hacer la paz a lo largo del mundo.

Expandiremos nuestro enlace “PeacePathways” en la página web para maximizar el impacto de iniciativas de hacer la paz por la iglesia y sus afiliados.

También continuaremos involucrando a niños en hacer la paz por medio del Club de Hacedores de la Paz, Móviles de la Paz, y el Pabellón de Paz para Niños y sus satélites.

Queremos proveer más internados de hacer la paz  a jóvenes adultos. 

Y continuaremos a involucrarnos en asociaciones ecuménicas e interreligiosos para estar en la vanguardia  de organizaciones buscando la paz en la Tierra. 

Nuestra cuarta iniciativa es Desarrollar a Discípulos para Servir.  Ayudaremos a todas edades—desde el más joven al más anciano—a continuamente crecer como discípulos de Jesucristo por medio de prácticas espirituales, experiencias comunitarias, y currículo educacional para la formación de discípulo. 

Estoy contento de compartir que una familia de la iglesia ha comprometido $300.000 dólares para acelerar nuestros esfuerzos en esta iniciativa. Este regalo generoso resultó en el más temprano que esperado lanzamiento de la “Guía de la Formación del Discípulo,” disponible en la página Web de la iglesia.  (www.CofChrist.org/dfg/).

La “Guía de la Formación del Discípulo” es un sitio Web interactivo para obtener ideas, herramientas, planes de lección, e información, incluyendo un video de introducción, para planear educación Cristiana como formación de discípulos para todas edades.  Incluye recursos que se enfocan en la identidad, el mensaje, misión, creencias e historia de la Comunidad de Cristo. 

Al a ver sido introducidos a las visiones de las iniciativas para misión, la misma familia ha generosamente comprometido un adicional $100,000 USD por año por cinco años, para un total de $500,000 para apoyar la misión de la iglesia.

Desarrollar Discípulos para Servir también incluye entrenamiento y apoyo de fidelidad del sacerdocio, mas ayuda para pastores y equipos de líderes congregacionales.

Nuestra quinta iniciativa de misión es Experimentar a Congregaciones en Misión.  Preparación individual y esfuerzo no son suficientes.  Necesitamos especialmente de la personalidad, amor, y misión de Jesucristo. 

Lo que hacemos como congregaciones debe ser mucho más que actividades rutinarias. ¿Hacia dónde nos está llamando a enfocar o redirigir actividad congregacional el amor y misión de Cristo?

Cada actividad congregacional debe ser evaluada en términos de su alineación de misión y ser desarrollada para fortalecer misión. 

Pero, ¡esto no es todo! Para asegurar enfoque y plena responsabilidad, alinearemos el entero presupuesto de la Iglesia Mundial—todos sus fuentes de ingresos y gastos relacionados—con nuestras cinco iniciativas de misión comenzando con nuestro próximo año fiscal.  ¿Qué quiere decir esto?

·        Las cinco iniciativas ahora definirá todo lo que hacemos.

·        Todos los Diezmos de Misión de Ministerios Mundiales  y cada fuente de ingreso será aplicado a las cinco iniciativas de misión.  Cada iniciativa de misión tendrá una meta de ingreso de diezmo. Creceremos misión por crecer generosidad.

·        Contribuyentes podrán indicar por medio de sus sobres de ofrenda, transferencias pre autorizadas, o el dar electrónicamente qué iniciativa ellos prefieren apoyar.  Usted puede expresar su preferencia de apoyar todas las iniciativas de misión. O, usted puede indicar las que usted siente llamado a apoyar. 

·        La iglesia, en turno, comunicará regularmente sobre qué se está llevando a cabo en cada iniciativa de misión, progreso hacia las metas de diezmo, y lo que aún se necesita.

¿Es su pasión el evangelismo, búsqueda de la paz en la Tierra, o ayudando congregaciones involucrarse en misión? ¿Es el abolir pobreza y terminar con el sufrimiento, o es ayudar a discípulos de todas edades profundizar su discipulado? 

¡Todas las iniciativas de misión son esenciales!

Muchos están conscientes que hemos comenzado a experimentar un incremento en los Diezmos para Misión Mundial desde la última Conferencia Mundial.  Por los continuos efectos de la recesión de 2007-2009, adicional recuperación financiera es necesaria antes de comenzar a incrementar nuestro presupuesto para misión, pero ¡estamos yendo en la dirección correcta!

Quizá no saben que esto está siendo encabezado por líderes de la Iglesia Mundial, la Mesa Directiva de Finanzas de la Iglesia Mundial, el Sumo Concilio, y otros miembros de equipo de la Iglesia Mundial, y nuestro personal de Ministerios Mundiales.  Estos líderes de la iglesia fueron invitados a demostrar el camino por incrementar sus contribuciones al diezmo para apoyar la misión de la iglesia.  Muchos de nuestros miembros de persona internacionales viviendo en lugares menos afluentes ¡fueron entre los primeros a responder!

También hemos invitado a los miembros del sacerdocio a descubrir su verdadera capacidad y dirigir la iglesia por contribuir o incrementando sus contribuciones a los Diezmos para Misión de Ministerios Mundiales si es posible.  Estamos animados por la creciente respuesta. 

Hoy estamos lanzando el énfasis del “Poder de Diez” para la iglesia.  Este énfasis fue diseñado por jóvenes adultos quienes se han estado reuniendo con nosotros para prever el futuro de la iglesia.

La idea es que si la gente comienza a contribuir el equivalente de $10 por semana o $10 a la semana o más a los Diezmos de Misión para los Ministerios Mundiales—más o menos el precio de ir al cine o una comida rápida en algunas naciones—el impacto en la habilidad de la iglesia para seguir la misión de Cristo ¡sería más allá de nuestra mayor imaginación!

Jóvenes adultos, la Presidencia se ha reunido con cerca de mil de ustedes en 32 retiros del Proyecto Visión a lo largo del mundo.  Preguntaron a la iglesia de ser más seria en perseguir y financiar misión que hace una real diferencia en el mundo.  ¡Aquí está!

Hoy la pregunta central es, ¿qué tanto realmente importa la misión de Jesucristo a nosotros?  Palabras y buenas intenciones no son suficientes.  ¿Estamos dispuestos a alinear nuestro tiempo, energía, y medios para demostrar que la misión de Cristo importa más?

En 1978 la iglesia fue amonestada por medio de revelación que dio eco a Lucas 4:18-19:

Que mi palabra se predique a los que sufren y están afligidos, así como a los que están embrollados en el pecado, pero que desean arrepentirse y seguirme. Que se proclame la verdad de mi evangelio tan extensa y remotamente como lo permita la dedicación de los santos, especialmente a través del ejercicio de su mayordomía temporal. —Doctrina y Pactos  153:9a

Por medio de este consejo, el Cristo crucificado y resucitado está pidiéndole a la iglesia que ¡haga la misión su más alta prioridad!

Al viajar continúo encontrándome con preguntas sobre el concepto de generosidad y diezmo.  Así que déjeme ser claro.  Aquí es cómo responderemos en mí familia. 

Primero, constantemente buscamos ser más conscientes de cómo la gracia generosa de Dios nos bendice diariamente. Entonces, en gratitud, diezmamos de acuerdo con nuestra verdadera capacidad y deseo de apoyar la misión de la iglesia para que otros también puedan ser bendecidos.  Esto incluye Diezmos Locales (congregacional) y de Misión para Ministerios Mundiales. 

Entonces damos a  otras organizaciones.  Comprendemos que el nuestro dar a los afiliadas organizaciones de la iglesia, caridades comunitarias, y otras buenas causas es parte de nuestro discipulado, pero no es Local o Diezmos para la Misión Mundial.

Déjeme también decir una breve palabra sobre la generosidad y verdadera capacidad.

Estaba participando en un servicio de adoración en una congregación de una ciudad.  Estábamos dedicando un nuevo edificio hecho posible por la generosidad local y mundial. 

Durante la ofrende mi llamó la atención en gran agradecimiento a varios contribuyentes quienes estaban presentes de otras áreas.  Ellos habían dado cientos de miles de dólares al proyecto. 

Entonces mi atención se fue hacia una niña sentada a mi lado.  Ella era de un barrio muy pobre donde la iglesia estaba localizada.  Ella puso una estampilla o timbre de correo en el plato de ofrenda. Al dar su ofrenda me vio y se sonrió con gozo al poder dar lo que ella podía para apoyar la misión. 

En ese momento el Espíritu me dio testimonio que toda ofrenda debe ser celebrada.  Aquellos con más y aquellos con poco habían dado a su verdadera capacidad.  Todas las contribuciones fueron valoradas igualmente por Dios por el espíritu de gratitud y generosidad con la cual habían sido dadas como respuesta a la gracia de Dios, que Dios está constantemente dando. 

Respuesta generosa de todos, de acuerdo a su verdadera capacidad ahora y en los años por venir—por medio de diezmo, donativos mayores, y planeación de patrimonio—hará que la misión suceda más allá de lo que ahora podemos ver.  Su apoyo de uno, algunos, o de todas estas cinco iniciativas de misión bendecirá muchas vidas. Y, su vida estará llena de más gozo, esperanza, y paz que anteriormente ha experimentado.   

¡Qué oportunidad para nosotros! En respuesta al Espíritu de Dios estamos moviéndonos de una iglesia definida por necesidades de organización a una iglesia impulsada por misión dirigida por el Espíritu. 

Hoy, las voces de aquellos predicando el final del mundo y manipulando a personas por medio del miedo están creciendo.  Están llamando a la gente que se retiren de las luchas de la humanidad y la Tierra.

En medio de tales tiempos, Comunidad de Cristo es llamada a estar plenamente presente en el mundo para hacer visible la entera misión de Jesucristo.  Comunidad de Cristo es llamada a moverse contra la marea de miedo como un faro de esperanza en respuesta al llamamiento divino de establecer el reino apacible de Dios en la Tierra.

Les estoy invitando en este momento importantísimo en la vida de la iglesia que pongan sus vidas y almas en la misión—la divina misión
 ¡por la cual Jesucristo vivió y dio su vida!

¡La misión de Cristo…Nuestra misión!